El impacto del dinero. - SoniaJCook

El impacto del dinero.


Estreno de la Serie Post Invitados. Hoy Renata Moitinho de Investalia.es

 El impacto del dinero en la construcción de tu negocio

Si estás leyendo este artículo ahora mismo; o tienes un negocio, o ya estás listo para tener uno, o quizá te falte el empujón final para que te tires de una vez a la piscina.

El inicio de cualquier proyecto empresarial es vivido con euforia, ilusión y expectativas. Esperamos que todo salga bien y según lo previsto.

Y aunque sea un deseo no de todo real, esto es lo que nos dice nuestro cerebro para que podamos seguir adelante con toda la incertidumbre inherente en la construcción de un negocio.

Todo proyecto de empresa se desarrolla en torno a una idea, que surge como consecuencia de la detección de una oportunidad de negocio, ¿verdad?. Pues en la práctica no es así.

Hay muchas razones por las cuales una persona decide tener un negocio y todas ellas varían en función de sus circunstancias personales. En la mayoría de los casos nos dejamos llevar por el impulso y es a partir de esta decisión que empiezan los problemas.

Dentro del ámbito económico-financiero hay dos grandes bloques que considero que impiden el desarrollo y el crecimiento de un negocio.

– Los frenos psicológicos  respecto al dinero que te impiden crear tu imperio

– Las barreras económicas originadas por la falta de planificación financiera

En este artículo trataremos sobre el primer bloque: Los frenos psicológicos  respecto al dinero que te impiden crear tu imperio.

Los frenos o mitos sobre el dinero son poderosos y están completamente relacionados con tus deseos más profundos de tener y poseer, y por ello procrastinamos y no avanzamos. Como pequeños empresarios, personalmente no me gusta la palabra autónomo, nos cuesta pensar en grande y tener una mentalidad empresarial abundante y de crecimiento.

Hay una confrontación interna entre lo que queremos y donde queremos estar, y como actuamos para conseguir este objetivo.

Hay una lista enorme de creencias limitantes respecto al dinero, pero nombraré dos de las más comunes:

· UNO: Ese dinero no es para mi

small_2298582957Nos han educado para no pensar en el dinero o para asociarlo a lo negativo. Nos han educado para que pensemos que no somos merecedores y que la cercanía con el dinero nos puede transformar el algo que no nos gustaría ser: personas mezquinas, egoístas e insensibles. Y nadie quiere ser visto de esta manera.

Me acuerdo que cuando estudiaba, tenía una amiga que siempre se quejaba que no tenía dinero. No porque fuera una quejica o porque pasara algún apuro económico. Lo decía, porque para ella era un hecho. Miraba su cartera, no veía lo que ella consideraba como ‘tener dinero’ y voilé, la frase de oro volvía a aparecer.

Lo decía tan a menudo que un día le pregunte: oye, ¿porque en lugar de decir que no tienes dinero para eso o para lo otro dices simplemente; EN OTRA OCASIÓN si te dicen de ir a una fiesta o a comer y no puedes permitírtelo?

Lo que en realidad quería decirle era que sus pensamientos eran una parte – importante – del proceso de cambio. Cuanto más se quejaba que no tenía dinero, menos tenía. Al repetir frases como No tengo dinero, No me puedo permitir, No me puedo dar ese lujo, nos programamos a nosotros mismos para creer que no podemos conseguir lo que deseamos.

Desde ahora, debemos dejar de repetir frases como estas. Y aunque no lo digas en voz alta si lo piensas ya los estas fastidiando.

No digo que con repetirlo es suficiente, pero tu consciencia siempre buscará lograr que tus acciones se encuentren acorde con tus pensamientos.

Yo pienso, yo siento, yo actúo.

Solución

Reinicia, reorganiza, reordena y revisa tus pensamientos y tus patrones mentales de manera que puedas reflejar aceptación plena a la abundancia y no rechazo a ella. Para ayudarte a conseguirlo te propongo un reto/ejercicio:

Esta noche escribirás 3 creencias negativas que tienes respecto al dinero, las más dolorosas y que incluso te da vergüenza contar. Al lado reescríbelas en positivo y durante un día entero reemplazarás los pensamientos negativos por los positivos. Las repetirás para ti misma, varias veces al día, para que tu cerebro empiece a crear un nuevo patrón de comportamiento.

Ejemplo: No tengo dinero por Tengo dinero (aunque no lo tengas), o No me merezco eso  por Yo me merezco eso (aunque creas lo contrario).

Recuerda: La repetición hace que creas, y eso es lo que crea una realidad, es científico.

Al repetir frases como No soy capaz de conseguirlo o No es para mí, nos programamos a nosotros mismos para creer que no podemos conseguir lo que deseamos y este es un pensamiento 100% incompatible con un pensamiento empresarial enfocado al crecimiento y abundancia.

· DOS: Necesito tener capital

Un día te levantas y tienes una idea; un proyecto. Le das nombre, escribes la primeras líneas de lo que vas a hacer, idealizas a tu cliente ideal, imaginas como será tu vida cuando tu proyecto esté consolidado y acto seguido, y te lo puedo asegurar que ocurre casi de inmediato, piensas en el dinero que necesitarás.

En este punto ya se te ha cambiado la cara. Apuntas todos los posibles e inimaginables gastos que vas a tener y empiezas a dar vueltas al tema buscando el tercer pie al gato. No te digo que eso sea incorrecto, todo lo contrario, un proyecto sea cual sea debe ser realista y estar bien planificado. Pero en realidad, lo que harás no es establecer un plan para realizar tus objetivos. Lo que probablemente harás, es que te dirás a ti misma que ‘no puede ser’ y volverás a poner tus proyectos en un cajón – el cajón de los recuerdos-.

Pensarás en los ricos y exitosos y te dirás internamente – ‘eso no es para mí’, ‘no soy parte de ese grupo’.

Primero, el concepto de riqueza es completamente relativo. Para algunos la riqueza significa tener tiempo y para otros significa tener la capacidad suficiente para comprar todo lo que se les antoje.

El dinero es importante lo sabemos todos. No obstante, las mentes emprendedoras más brillantes antes de hacerse millonarias tenían una misión, un propósito.

No creo que empresas como Whatsapp, Apple, Desigual y un sinfín más que han hecho historia, tuvieran como único propósito ganar dinero. Tienen en común la innovación o el concepto único de negocio, intentaban cubrir una necesidad o simplemente han creado otras.

Dónde quiero llegar:

Que primero busquemos el propósito: sea para seguir trabajando donde estamos o buscar un empleo que nos llene o para montar nuestro negocio ideal. Y segundo buscar alternativas para hacer nuestros sueños realidad. Hay muchos recursos gratuitos en internet que te pueden ayudar a desarrollar tu propio negocio. Desde plantillas gratuitas para empezar hacer tu web, hasta cursos específicos en los MOOC – Massive Open Online Course (Cursos Online y Gratuitos de Aprendizaje).

No digo que será fácil o que vendrá regalado descubrir esas alternativas, pero sí tienes un presupuesto ajustado hay muchas opciones conómicas para empezar.  Es una cuestión de buscar las que sean más adecuadas para ti y tus necesidades, y poner un poco de interés en el asunto.

renataSobre mí

¡Bienvenida!. Soy Renata Moitinho, Experta en Desarrollo Financiero Empresarial y coach. Trabajo con Autónomos, Emprendedores y Pymes ayudándoles a mejorar su relación con el dinero, gestionar mejor su economía y a conseguir que la vida que se imaginaban se haga realidad. Descubre cómo puedo ayudarte en www.investalia.es.

Y para empezar a cambiar tu destino económico accede a la guía Los 9 Secretos para ser Financieramiente Feliz.

Y ya sabes que los comentarios son un regalo. Deja el tuyo más abajo. ¡Gracias!

Etiquetas: , ,

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies