Identificando frenos a la acción - SoniaJCook

Identificando frenos a la acción


Frenos a la acción … ¿qué son?

En este post que ubico dentro de la sección “cambio” y que tratará de temas útiles para la “gestión del cambio a voluntad” voy a hablar de nuevo de los frenos.

A efectos, y sólo a efectos de Gestión de Cambio, llamamos “freno” a aquello que, o bien me impide actuar (digo, pienso, escribo, canto, pinto … de mil maneras el cambio que voy a hacer, pero lo cierto, es que no lo hago) o bien, si actúo, si me pongo a ello, lo hago con mucha lentitud, con mucha carga en la espalda, con mucho pesar.

IMG_20150520_144242~2Poco a poco iré escribiendo sobre cada uno de ellos, y sobre cómo los tratamos con la metodología que Gloria Méndez ha encontrado y que es la que yo me aplico y practico con mi gente.

Al final, los frenos son hábitos en el modo de actuar (mira el post sobre ese tema) que necesitan tener a buen recaudo alguna necesidad, es decir, que algo sea como queremos. El problema es que tal y como los aplicamos ya no cumplen con su función porque esa necesidad no queda cubierta, y lo peor es que nosotros nos pensamos que sí, por lo que no hacemos el primer cambio que desbloquearía la situación.

Imaginemos el siguiente propósito:

Ahora estoy en el cambio de … (“p.e.: hacer charlas para público abierto donde explicar lo que sé hacer y para qué sirve”), y la verdad, es que llevo meses con esto pero aún no me he puesto en serio serio”)

Mira si alguna de estas frases te resuena:

  • a) “Es que no sé, no acabo de encontrar algún sitio donde pueda hacerlo, todos los que conozco… tienen pegas importantes”
  • b) “Huy, sí, lo voy a hacer, pasa que primero tengo que encontrar un buen guión de la charla, porque claro, esto es fundamental y he de leerme bien como se hace y hacer un buen esquema”
  • c) “Sí, la verdad es que ya toca, pero no sé no sé…, no sé si ahora es el momento o mejor me espero a haber hecho algunas prácticas más o quizá espero a tener el título ya recibido, o …”
  • d) “No… si ya lo voy a hacer, pasa que la verdad, las dos últimas que hice no sirvieron para nada, y no sé, como que me parece que voy a perder otra vez el tiempo”
  • e) “Sí, si que voy a dar una charla, pero es que podría pasarme cualquier cosa, incluso la mente en blanco,o no saber responder, o hacer un ridículo espantoso y perder la credibilidad que he conseguido con tanto esfuerzo”
  • f) “Claro que sé que tengo que hacer esa conferencia, pero es que, ¿si me atasco?, ¿si digo cosas que no interesan?, ¿si hago el ridículo?”
  • g) “Lo cierto es que tendría que ponerme ya con lo de las charlas o conferencias por la zona, pero (a) podría enterarse de (b) o tendría que contarle (c) y eso no quiero que ocurra.

Cada una de estas frases representa un tipo de freno distinto. Y cada una de ellas busca que cuando haga, en el caso del ejemplo, la charla o conferencias, esté cubierta una necesidad específica.

En este caso, por orden de aparición cubren la necesidad de:

a) que cuando lo haga sea bonito, haya belleza.

b) que lo que haga esté bien hecho.

c) que de todas las opciones que hay, elija la buena.

d) que si sale mal, esté preparada/o.

e) no perder nada.

f) que mi autoimagen esté protegida.

h) que no se sepa algo que no quiero que se sepa.

Entonces, ¿qué podrías hacer cuando detectes que en algún aspecto estás frenada o frenado?. Por ahora, poner conciencia. Eso quiere decir que:

  1. me doy cuenta que repito un patrón
  2. en lugar de decirme a mí misma “es que yo soy así” (incluso, no nos engañemos, nos lo decimos con cierto orgullo) me podría decir: “mmm, vaya, esto hace tiempo que lo repito y no parece que me esté llevando a conseguir mis objetivos, al menos no de un modo más o menos ligero”
  3. pensar qué podrías hacer distinto, hacerlo y ver los efectos,
  4. o contratarme, o participar en mis cursos
  5. o encontrar ayuda o estrategias de alguien que le pasaba algo similar y encontró el modo de actuar, de hacer alguna acción en dirección a conseguir lo que quería, de moverse.

Y finalmente, atrévete a poner un ejemplo de alguno de tus frenos y si lo solucionaste, cómo lo hiciste. Será genial leerlo en los comentarios, ¡espero tu caso con alegría!

(nota: si por un momento te han venido ganas, pero no lo has hecho ¿qué tipo de freno crees que ha sido? ji, :) es un modo de empezar a practicar)

Te envío un abrazo, y te agradezco de corazón el tiempo que has dedicado a este texto. También te agradezco que lo compartas si crees que a alguien más podría servirle.

 

Etiquetas: , , , ,

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies