higiene económica

Cómo llevar una buena higiene económica. 3 regalos.


Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Tener las cuentas claras, o lo que es igual, tener una buena higiene económica está al alcance de la mano.

En un alarde de creatividad ha salido este título: higiene económica. No sé qué pensarás al respecto…

Pero por si no es tan creativo como desearía, te explico que viene a decir porqué  es tan útil ( o más ) limpiar mi mente respecto a “basurillas sobre mi dinero real” como limpiar mis dientes de basurillas orgánicas todos los días.

Vale, 3 veces al día no hace falta. Para empezar con una vez cada dos o tres días es suficiente. Y más adelante verás que con una vez cada semana o cada quince días, también.

Si.

¿Para qué es necesaria esta “higiene económica”?

Pues siguiendo con la metáfora de los dientes, por el mismo motivo. Para tener nuestra “boca / economía” limpia de restos que pueden enquistarse y originar mal aliento, esmalte dañado, caries, etc

Y ¿cuáles podrían ser esos restos orgánicos en lo que a dinero se refiere?.

Serían, en el mejor de los casos pensamientos muy típicos como  “no sé en qué me gasto el dinero” “no sé si estoy o no cubriendo mis gastos” “¿estaré pasándome de la raya al comprometerme a esta formación?” “veo que hay dinero en el banco pero ¡voy justa y trabajo mucho!”

Y serían en el peor de los casos dejar de hacer cosas que quieres y que sabes que te pueden ayudar por pensar que no te lo puedes permitir, sensación de angustia a la hora de comprar o invertir, deudas sin controlar y por supuesto sin atender, entre otras.

Dice un testimonio al respecto: “más responsable de mis ‘zonas oscuras’. Me siento empoderada en relación a que ahora puedo ver dónde tengo agujeros, por dónde se escapa el dinero, y le voy poniendo mejoras”

¿Qué suele ocurrir antes de tomar la decisión de hacer una buena “higiene económica”?

Copio textualmente de un testimonio: “confusión, desorden, miedo, mucha pereza, procrastinación”

Es fácil que te pase algo parecido, lo he visto mucho. No me meto en lo que hay detrás de ello en este artículo, pues es mucho más interesante lo que ocurre cuando te arremangas, cuando te quitas de encima las manillas y haces tus cuentas.

De nuevo copio textualmente: Mientras lo estoy haciendo, siento “gustillo, sorpresa de que me dé gustillo, subidón por estar haciendo algo que sé que es bueno para mí”

En general eso es también lo que ocurre una vez atravesados los sudores fríos de aprender a usar las hojas de cálculo y dejar de lado los cuadernos, lápices y rotuladores.

Una vez entendido como usarlo, al margen de dudas que ya se resolverán al final conmigo o con quien sepa resolverlas, ocurre una gran concentración, un entrar en los tiquets, notas o justificantes, y también en los vacíos. Una mente enfocada. Una mente que se pregunta cosas, que está limpia de juicios, sólo se ocupa de hacer esta hoja, luego ya sacarás conclusiones.

contadomestica

¿Y después? ¿Qué regalos trae la “higiene económica”? ¿Regalos?

Pues sí. A nivel práctico, lo que ocurre es que una vez hechas las cuentas, pues es muy tonto, pero ocurre eso, que están hechas. Por tanto tienes unos totales.

Unos totales, unas sumas de cuánto te has gastado y en qué. De forma visual, rápida ves qué has hecho con tu dinero cada mes. Y puedes hacer previsiones basadas en tu realidad, no en tu imaginación más o menos acertada o… más o menos equivocada.

Recuerdo que hace mucho, cuando creé la hoja que llamé “contabilidad doméstica” e hice mis primeras cuentas, me llamó mucho la atención que el % de lo que gastaba en comida era bastante menor de lo que imaginaba en aquel entonces. ¿consecuencia directa?: cada vez que iba a comprar comida (intentaba que fuera ecológica) iba más contenta que antes, sabiendo que era un dinero muy justamente gastado en mi estructura de gastos.

Una vez hechas las cuentas, siento “satisfacción, claridad haya lo que haya en ellos, determinación a seguir atendiendo esta parte”,

o,

“Me siento internamente en orden. Saber lo que es en vez de imaginarlo que es me da claridad, una claridad que va más allá de lo económico. Sorprendentemente ¡me centra!

¿Y cómo lo hago? ¿Cómo se hace esa “higiene económica” Sonia?

Bien, así me gusta. Nos hemos saltado de golpe todos los ruidos mentales y vamos a lo que importa, a cómo hacerlo.

(nota: me encantará leer en los comentarios cómo te lo has montado para saltar o callar a los ruidos mentales procrastrinantes)

Pues mira, te lo voy a poner lo más fácil que se me ocurre y me voy a comprometer contigo. Voy a entregar tres regalos a quien quiera recogerlos:

Regalo 1: Tengo una hoja de cálculo que se llama “contabilidad doméstica” y que ha ido mejorando con el tiempo.

Es una hoja útil para la mayoría de personas que hacen una actividad profesional pero que el dinero de la misma se mezcla casi totalmente con el de la vida privada.

Y te enviaré con el segundo regalo el link a vuelta de correo, sólo envíame un  mail a sonia@consultoriahumanista.com y dímelo. Además te daré un par de tips para irte preparando.

small_2298582957Regalo 2: Mira, haremos una sesión gratuita on line donde te enseñaré (a tí y a otras personas que quieran) a usarla. En ese mail a vuelta de correo quedaremos para el mejor día y hora. Así lo haremos con casos reales.

Regalo 3: Y lo grabaré. Y te enviaré el link a la grabación para que puedas revisar cuando estés tú en solitario. Intentaremos que  salgan las dudas más usuales y así puedas emanciparte y ser una persona mucho más consecuente y responsable con  lo que ocurre en tu vida económica.

Conclusión

Voy a dejar que el siguiente testimonio haga un resumen, ya verás:

“En general me siento mucho más tranquila, clara y ligera. La sensación de saber y mirar de cara lo que es real, sin suponer o inventar. A veces es preocupante, pero por lo menos ayuda a tomar decisiones más informadas. Y al mismo tiempo, siempre hay algo imprevisible y mágico con el dinero y las cuentas, como un juego en el que ir descubriendo las reglas…¡Divertido!”

En fin, que si tú decides tener una economía limpia, yo te ayudo. Decídete, ahora puedo ofrecerte esto, ahora estoy para tí. Lo hago porque forma parte de mi misión, y porque si tú estás mejor, el mundo está mejor, por tanto, el mundo en el que yo también vivo está mejor, y me llegará. Es un motivo, como ves, puramente egoísta. Egoísmo sano.

Así que ya sabes, cuéntame en los comentarios tus resistencias que nos van a servir a todos, y

Y comparte, comparte, comparte si crees que a alguien que conoces también le puede servir!

Seguimos, mil gracias por estar cerca :)

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Etiquetas: , , , ,

Cómo llevar una buena higiene económica. 3 regalos.

10 Respuestas

  1. Hola Sonia, te he descubierto estos días gracias a una hermana oportuna.
    He empezado a apuntar mis entradas y salidas en un libro de contabilidad (no sé si me resulta más practico la cuenta de la vieja que el excel que no domino). En fin, te escribo para agradecer tus aportaciones y hacer un compromiso con vosotras de que empiezo esta “contabilidad” para limpiar mi economia, excesivamente dejada al azar y la confianza (con los sustos que conlleva) y empezar a conocerla de cerca.
    Me encantaria empezar un proyecto nuevo pero antes quiero comprobar que soy capaz de gestionar la economía doméstica. Gracias!

    Marisa 6 junio, 2017 at 12:17 pm #
    • Hola Marisa! Qué bueno leerte :) Felicidades y te animo mucho mucho a que la uses, de verdad que vale la pena tener claridad en tus números
      ¿Ya tienes un excel? Me alegro!
      Si no es así, como este post ya es antiguo y todo evoluciona, en consultoriahumanista.com tenemos 3 microcursos para justamente tener esas hojas pero también el curso que te enseña a usarlas.
      Abrazo!

      sonia 6 junio, 2017 at 2:58 pm #
  2. Hola Sonia!

    mira, a principio de año empezé con tu hoja de cálculo, y a pesar de algunas dudas me mantuve durante tres meses, después flaqueé… pero no sabes como esos tres meses cambiaron la percepción de mi economía y de lo que estaba haciendo con el dinero.
    Ahora quiero volver a empezar, llego tarde a tus regalos?

    Sergi Bou 21 octubre, 2016 at 4:53 pm #
    • Of course. Que bien que hagas tenido ya esa experiència!. Te contacto en privado con todos los detalles :)

      Sonia 22 octubre, 2016 at 10:10 pm #
  3. Soy Esther,
    Me ha encantado tu artículo…tus palabras siempre me llegan…me resultas tan cercana.
    Sabes? creo que necesito esa hoja de cálculo como agua de mayo…jajajajajaja…limpiar,ordenar……y calmar mi mente.
    Últimamente tengo la sensación de absoluto caos,mi casa,mi studio,mis cuentas,mis proyectos….serán los astros? y no es que no quiera asumir mi responsabilidad…porque finalmente todo va adelante, todo cuadra… va estupendamente aunque yo sea un remolino de dudas….y porqué esa sensación de hacer puenting tantas veces?…quizás porque a veces suelto/arriesgo demasiado????….
    en fin….
    Muchas gracias por tu manera de estar y ser….seguimos!!!

    Esther 9 octubre, 2016 at 7:39 pm #
    • Gracias Esther! La sensación de puenting, mientras nos gusta ese tipo de adrenalina es genial, pero normalmente la queremos sólo por un ratito pequeño. Así que bienvenida a esta “limpieza económica!” ;)

      Sonia 9 octubre, 2016 at 7:42 pm #
  4. Gracias mil ,Sonia, por tu facilidad para hacer comprender la información y añadir el juego para que “algo ” que cuesta sea divertido y eficaz. Por mi parte como este año estoy dispuesta a enfocarme y trazar orden y lógica a mi proyecto gesto creativo y a mi diaria vida, me vendrá genial. Siempre me acompañas y MUY BIEN en el proceso de colocar y crear (como decía mi amiga Merçe) “compartimentos estancos” a mi mente divergente, creativa-abstracta-artística, fantástica…
    Ordenar los colores , las pinceladas , las formas para compartir como dices la misión, el Arte de Educar en Conciencia , El arte de Ser.

    irene garzon perez 8 octubre, 2016 at 11:02 am #
    • Divertido y eficaz hacer las cuentas y explicar los impuestos de autonomos…es un retazo! Vamos a por ella, te espero en el webinar :)
      Abrazo!

      sonia 9 octubre, 2016 at 2:52 pm #
  5. ¡Qué grande este artículo Sonia! Me encanta la metáfora de higiene económica, y además me sirve mucho.
    Para mí hubo un antes y un después muy potente en el momento en que empecé a cuidar la contabilidad de la empresa. Reconozco mucho-mucho esa sensación de empoderamiento al tomar las riendas, independientemente de cuáles sean los resultados. ¡Y la sorpresa de disfrutarlo!

    Gracias por recordármelo.
    Y ahora me voy a dar una vueltica por mi excel :P

    Coral 4 octubre, 2016 at 6:55 pm #
    • Ji, sí, lo sé. Me continúa fascinando las grandes resistencias a empezarlo, a veces son necesarios más de un intentos en momentos diferentes del tiempo. Pero al final, tras la conquista suelo escuchar que hay una sensación de bienestar profundo, de limpieza. De ahí lo de higiene!.

      sonia 4 octubre, 2016 at 8:06 pm #

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies