Abordando los obstáculos del emprendedor, paso 2 de como crear tu empresa - SoniaJCook - consultoria humanista para emprendedores

Abordando los obstáculos del emprendedor, paso 2 de como crear tu empresa


Tema: Sobre como abordar los obstáculos del emprendedor, las dificultades, sobre como identificarlos y dar un paso más: entrar en acción.

En el artículo  ‘tu empresa en 10 pasos (en ll)’ se esbozaba una hoja de ruta para ir paso a paso dando forma a un proyecto cuyo final es que sea un autoempleo o una entidad sostenible.

Empiezas a recorrer esa travesía que cuando culmine te hará estar trabajando, como dice Joan Antoni Melé, donde “haces algo con tu trabajo, te desarrollas como persona y aportas algo al mundo”, y expresamente podríamos añadir, “y donde además obtienes el dinero que necesitas para la vida.”

En este artículo voy a ampliar un poco más el paso 2  ‘tu empresa en 10 pasos (en ll)’ que básicamente decía:

Es obvio que aún no tienes lo que necesitas por lo que te propongo como segundo paso ir tomando conciencia de qué es lo que lo impide e irlo concretando, cuales son los obstáculos del emprendedor.

Qué me lo impide, cuales son las dificultades que atravieso en este momento, los obstáculos del emprendedor

las dificultades del emprendedor, paso de tu empresa en 10 pasosCasi seguro que te parece que las tienes identificados esos obstáculos del emprendedor, sin embargo en este artículo queremos ya, empezar a poner un cierto orden, a diferenciar unos de otros, a darles nombre y a agruparlos de un modo que se ha demostrado muy efectivo a la hora de avanzar según la metodología que enseña Gloria Méndez, El arte de cambiar a voluntad

Muchas de esas dificultades, de esos obstáculos del emprendedor se nos suelen presentar como bloqueos. Veámoslos:

 Bloqueo de la acción

Están los bloqueos, los obstáculos del emprendedor que te impiden hacer, actuar, entrar en acción, usar tus manos y tus piernas para moverte, ir más allá de pensar que voy a hacer una llamada y, realmente HACER esa llamada.

Podrías encontrarte diciéndote cosas como:

“no lo hago por la falta de voluntad en algunas cosas, la pereza, la falta de claridad, que tiene que ver con el orden cotidiano y el miedo a no ser suficiente, el miedo al fracaso…y el desconocimiento de marketing, estudios…”

o quizá entras en discursos del tipo:

” Hay momentos que me digo “tengo todo para hacerlo!”, y no lo hago.
Me digo, he de resolver tal y pascual, busco mil escusas. Veo que este desorden ¡me puede! pero … sigo con la mesa desordenada.
Me pregunto si tengo miedo ¿de qué? y sé que no estoy bien así, que no estoy cómoda”

Fíjate que estamos en una fase donde falta la acción. Estos hilos mentales existen porque la acción a la que se refieren no ha ocurrido, o quizá está ocurriendo pero con mucho coste, con mucho esfuerzo, con mucha lentitud, con mucho peso.

La buena noticia es que la acción no ha ocurrido…aún. Nos damos cuenta, pero añadimos la palabra aún

Ponte en marcha: Ya puedes empezar tu lista de obstáculos del emprendedor. Los primeros van a ser éstos, los que bloquean la acción. Empieza identificando qué acciones están bloqueadas y luego, al lado, pon el motivo (hasta donde llegues, hasta donde te des cuenta).
Clave: y ahora…. mira a ver si hay algún patrón, algo que así más ordenadito se te haga evidente, algo que ves más claro, algo que puedes hacer para mover eso que estaba inmóvil.

 Bloqueo de la eficacia

Después siguen los bloqueos que no entiendes en absoluto porque resulta que ya has hecho lo que te han dicho, o lo que has aprendido, o qué se yo, y va y en vez de pasar lo que tendría que pasar, ocurren cosas diferentes (y en principio peores). Podríamos decir que sí que hay acción pero que no funciona. No funciona. ¿Y ahora qué?

Casi seguro que tienes un puñado de ejemplos:

“que ibas a un encuentro con un estado de ánimo estupendo y ha acabado con un desencuentro espectacular,
una reunión de trabajo que tenía que tomar una decisión para avanzar y habéis consumido más horas de las esperadas para no acordar nada,
has entregado tarde el pedido por…enésima vez, has escrito ese mailing (el quinto ya!) y te dicen que qué chulo lo que haces pero no te contratan,
tenías súper claro el timing de la semana y ya el lunes no … vamos que ni una acertada, etc.”

Una vez más es importante identificar que sí que has hecho, sí que has actuado (has ido al encuentro, has tenido la reunión, has ido a entregar el pedido, has escrito el mailing, has hecho el horario y has hecho cosas). Has actuado pero ha habido ineficacia.

Lo que hay detrás de ello, muchas veces tiene que ver con el modo en que te cuentas la película. Y de nuevo, para ello, vamos a diferenciar unas ineficacias de otras.

Ponte en marcha: Ya puedes continuar tu lista de obstáculos del emprendedor. Ahora con los que bloquean la eficacia. Empieza identificando qué acciones han ido muy distintio de lo que pensabas y luego, al lado, pon el motivo (hasta donde llegues, hasta donde te des cuenta).
Clave: y ahora…. mira a ver si hay algún patrón, algo que así más ordenadito se te haga evidente, algo que ves más claro, y finalmente, si se te ocurre, algo que puedes hacer para mejorar la próxima vez que entres en acción.

 Bloqueo de las circunstancias

Estos si que te desesperan, ¿verdad?. Porque ahora, resulta que en tu turno ya está todo hecho y bien hecho, pero…ahora son los demás los que no hacen su parte. Y claro, en eso, ¿qué puedes hacer?, te dices elevando los hombros, casi casi tirando la toalla en algunas ocasiones.

Un ejemplo tonto tontísimo que igual te suena (como hijos o como padres la mayoría conocemos casos así):

“madre que le dice al hijo que ordene su cuarto (hay acción), hijo que ha entendido perfectamente que su madre quiere que él ordene el cuarto (hay eficacia en la comunicación) pero no lo ordena -brrrr-, ¿cómo se lo tengo que decir?”

Otro:

“he intentado ya por 3 veces empezar la dichosa web, he buscado a las personas que podrían hacerla, y por diferentes motivos, ninguna ha llegado hasta el final (incluso habiendo pagado ya una parte)!”

nota: quien dice madre o hijo, dice jefe, dice socio, dice compañero, dice el diseñador web, dice seguidores de facebook, etc. Nos entendemos, ¿cierto?

En este caso, cuando los demás no hacen su parte, suele tener que ver con una actitud nuestra que quiere una modificación. Pero por ahora nos quedamos en la identificación de estas situaciones, que no es tan evidente y que sin embargo va abriendo claridad y orden en nuestro interior.

Ponte en marcha: Ya puedes seguir con tu lista de obstáculos del emprendedor cada vez más diferenciados. Ahora con los que bloquean las circunstancias. Empieza identificando qué acciones han ido muy distinto de lo que pensabas y luego, al lado, pon el motivo (hasta donde llegues, hasta donde te des cuenta).
Clave: y ahora…. mira a ver si hay algún patrón, algo que así más ordenadito se te haga evidente, algo que ves más claro, y finalmente, si se te ocurre, algo que puedes hacer para mejorar la próxima vez que entres en acción.

Y por ahora, creo que hay suficiente de obstáculos del emprendedor, dificultades y bloqueos. ¿Quieres claridad? ¿quieres salir de la confusión? ¿quieres saber cuál es el siguiente paso?. Adelante, te animo a empezar a diferenciar unos bloqueos de otros, pues sus soluciones son muy diferentes. El próximo artículo las esbozará.

Y usa los comentarios para decir tus obstáculos. Será un gusto leerlos y si hay algo que pueda aportar, no dudes que lo haré, o aún mejor, puede servir para inspirar alguna de las sesiones on line de la academia consultoriahumanista.com

Ah! y si crees que podría ser útil para otras personas, comparte. Eso es participar en el bien común.

Gracias por leer hasta aquí y por el voto de confianza que eso implica :)

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies